Pronóstico

En esta última década se han roto los distintos pronósticos que resultaban altamente  alarmantes y se ha pasado a la estabilización y una mejoría que permite, en la mayoría de los casos, la realización de una actividad y vida que, dentro de unos límites, puede considerarse como «normal». Las crisis miasténicas, tan temidas no hace muchos años, hoy día son controladas y la mortalidad ha descendido espectacularmente.

Con tratamiento, la perspectiva para la mayoría de los pacientes con miastenia gravis es alentadora: la debilidad muscular tiende a mejorar significativamente y los pacientes pueden esperar llevar vidas normales o casi normales. Algunos casos de miastenia gravis pueden alcanzar una remisión (curación) temporal y la debilidad muscular podría desaparecer totalmente, eliminando así los medicamentos. El objetivo primordial de la timectomía es la remisión estable, completa y duradera. En algunos casos, la alta debilidad producida por la miastenia gravis podría causar una crisis (falla respiratoria) que requiere asistencia médica inmediata.